Archivo de la categoría: postres

Bizcocho de melocotón y jengibre. CP

Cómo empezar el otoño con buen pie: Bizcocho de melocotón y jengibre

Llega el otoño y apetece encender el horno para hacer un buen bizcocho. No es tontería: los bizcochos y las magdalenas caseras crean adicción, en mi casa ya no se puede pasar un fin de semana sin tomarse un humeante dulce de horno en cuanto sopla la más mínima brisa otoñal. Y no lo hacemos antes porque hace demasiado calor y me niego a encender el horno por muy tercas que se pongan mis hijas, de lo contrario me veo horneando en pleno agosto.

Si habéis observado, esto no sólo me pasa a mí: los blog están estos días repletos de galletas, magdalenas, bollos…, en fin, todo lo que apetece cuando tienes que cerrar las ventanas de casa porque empieza a hacer fresquito  y los días amanecen lluviosos.

¡Y la sonrisa que se les pone a los niños (y a los mayores) cuando llegan a casa y huele a bizcocho recién hecho! Eso no tiene precio.

Por todo esto y porque me gusta trajinar entre masas, con los últimos frutos del verano, los melocotones, me he marcado un bizcocho con un toquecito de jengibre. El resultado: un aromático pastel, amarillo y esponjoso como sol de verano, ese que se nos ha ido.

Ingredientes:

250 gr. de melocotón pelado y en trozos

200 gr. de harina

Un sobre de levadura

200 gr. de azúcar

1 cc rasa de jengibre en polvo

70 gr. de aceite de oliva virgen extra

Azúcar glass

  1. Encendemos el horno para que se vaya calentando a 180ºC.
  2. Tamizamos la harina junto con la levadura y la dejamos aparte (en Thx. –de ahora en adelante thermomix– 20 segundos a velocidad 3).
  3. Trituramos completamente el melocotón y el azúcar con una batidora. (Thx. unos segundos a máxima velocidad hasta estén completamente reducidos a puré).
  4. A este puré de melocotón, le ponemos los cuatro huevos y el jengibre y lo batimos intensamente durante unos minutos hasta que quede esponjosos (Thx. 6 minutos, velocidad 4 con la mariposa)
  5. Añadimos el aceite y lo mezclamos unos segundos (Thx. retiramos la mariposa y batimos 15 segundos, velocidad 4).
  6. Por último, incorporamos la harina con la levadura que habíamos tamizado al principio (Thx. 4 segundos, velocidad 4).
  7. Comprobamos que esté bien mezclado y lo ponemos en un molde alargado, previamente engrasado con mantequilla o forrado con papel de horno.
  8. Lo metemos al horno unos 30 minutos, aunque es conveniente tenerlo vigilado.
  9. Estará cuando el pinchar el bizcocho con una aguja, ésta salga limpia.

No os quiero decir cómo está con un café recién hecho.

Así, ¿a quién le importa que llegue el otoño?

Cocina Pasión

Anuncios
Brownie de frambuesas y tarta de queso. CP

Brownie de frambuesas y pastel de queso

La repostería de altura la practico poco. Esto no es un secreto. Cualquiera que siga el blog se da cuenta, pero os aseguro que no es culpa mía. A mí también me gusta  hacer una buena tarta, pero en mi entorno se afanan en preferir una tortilla de patata a un pastel de lo que sea, aunque sea de chocolate negro.

No obstante, cuando me propongo hacer algo para qué quedarse en lo fácil, ¡a por lo difícil! Era la celebración del cumpleaños de mi hermana y decidí que la tarta la hacía yo. Y escogí una de las especialidades de la pastelería Hummingbird, el “brownie de frambuesas  y pastel de queso”.

La preparación es suculenta: tres capas, una de brownie, otra de tarta de queso y la tercera de crema de frambuesas, todo ello coronado de unas frambuesas frescas. ¡Ahí es nada! Bueno, pues al final salió, la tarta estuvo en la mesa coronando un cumpleaños especial del que todos disfrutamos como lo hacemos siempre que nos juntamos. Todos dijeron que estaba buenísima, así que ahora me he venido arriba y estoy pensando en abordar la tarta Sacher que  algunos hicieron y otros “perpetraron”  en “Master Chef”

Estoy satisfecha porque el reto era complicado y logré salir airosa, y lanzada a probar nuevos desafíos como éste.

No obstante tengo un nuevo problema: me han sobrado dos porciones de tarta y, pasado el cumpleaños, ya han acabado con las sobras de croquetas de boletus (eso sí cayó inmediatamente) y ahí sigue el brownie, mirándome desde la nevera.

 Ingredientes

Para el brownie:

200 gr de chocolate para postres

200 gr de mantequilla a temperatura ambiente

250 gr de azúcar glas

3 huevos

110 gr de harina

Para el pastel de queso:

400 gr de queso crema

150 gr de azúcar glas

½ cucharadita de vainilla

2 huevos

Para la cobertura:

250 gr de frambuesas
(yo utilice 200 gramos de frambuesas congeladas y los 50 gramos restantes, frescas para adornar)

300 ml de nata para montar

100 gr de azúcar glas

  1. Precalentar el horno a 170ºC calor arriba y abajo. Forrar con papel de horno un molde rectangular de 33 x 23 cm.
  2. Nos ponemos a hacer el brownie. Para ello derretimos el chocolate en un cuenco sobre una cacerola con agua hirviendo, procurando que el cuenco no toque el agua. Lo dejamos con fuego bajo mientras se derrite removiendo de vez en cuando.
  3. Entretanto, ponemos en una amasadora o en la thermomix con la mariposa puesta la mantequilla con el azúcar y batimos a velocidad lenta. Cuando veamos que se ha hecho una mezcla homogénea vamos añadiendo los huevos uno a uno y sin dejar de batir. Subimos algo la velocidad para que esponje y ponemos el chocolate que hemos derretido. Cuando se haya incorporado del todo, incorporamos la harina y seguimos batiendo unos segundos hasta que todo quede bien mezclado.
  4. Echamos la mezcla en el molde y lo alisamos bien con una espátula.
  5. Ahora vamos con la tarta de queso: Incorporamos en la amasadora o thermomix el queso crema, el azúcar, la vainilla y batimos lentamente hasta que esté bien ligado y espeso. Añadimos los huevos uno a uno mientras seguimos removiendo. Subimos un poco la velocidad y seguimos batiendo hasta que esté muy cremosa y algo esponjosa. Hay que vigilarlo no sea que nos pasemos batiendo y se  nos corte la mezcla.
  6. Una vez terminado, lo ponemos en el molde junto encima de la mezcla anterior. Alisamos también y metemos al horno unos 35 minutos. A partir de los 30 minutos hay que vigilarlo y retirarlo en cuanto este firme al tacto y ligeramente dorado ya que si se pasa de cocción la tarta de queso quedará seca y se abrirá. La dejamos enfriar del todo y preferiblemente toda la noche antes de terminar el pastel.
  7. Por último preparamos la crema de frambuesa. Ponemos la nata, el azúcar y los 200 gr de frambuesas en la amasadora o en la thermomix con la mariposa y batimos a velocidad media-baja hasta que esté firme y cremosa. No os desesperéis porque tarda un rato. Montará mejor si tanto el recipiente como la nata están bien fríos.
  8. Entonces desmoldamos la tarta y la ponemos sobre una bandeja. Cubrimos con la crema de frambuesa, alisamos bien y adornamos con unas frambuesas frescas.

Sé que es una tarta laboriosa, pero la cara de todos los comensales cuando llega a la mesa compensa el esfuerzo. ¡Ojalá la disfrutéis en un cumpleaños especial!

Cocina Pasión

Torrijas de Moscatel CP.

Torrijas de Moscatel de Teulada

Preparando la Semana Santa me he acordado de una botella de Moscatel de Teulada que tenía en la despensa desde que el pasado verano estuve por esas tierras alicantinas y he pensado que unas torrijas de vino eran su mejor destino.

No me equivocaba y, claro, las torrijas han quedado para chuparse los dedos. Pero volvamos al Moscatel de Teulada, en la Marina Alta: este vino, levemente dulce, es muy aromático y, como corresponde a la variedad, con un gusto floral inconfundible.

La producción vinícola en esta zona era ya muy apreciada por los griegos y los romanos, de hecho en Denia se ha excavado el yacimiento más antiguo de la Comunidad Valenciana que atestigua la producción de vino, el poblado de Benimaquia en el siglo VI a. C., y se ha documentado la producción de tinajas y ánforas para el transporte de vino en grandes barcos.

El peregrinar para adquirir vino en esta zona no debe haber cesado desde entonces, puesto que en las bodegas de la zona la “invasión” extranjera para probar y llevarse algún caldo de la Marina Alta, ya sea blanco, tinto o moscatel es incesante, en especial, en las temporadas de vacaciones. Recuerdo que la última vez en Jalón no puede ni entrar en la bodega de la cooperativa porque los compradores o/y probadores (dejan catar una chupito de vino de las variedades que producen) llegaban hasta la puerta.

Quizá la torrija de vino esté menos extendida que la de leche, pero si se escoge un buen vino, algo fundamental, resultan más ligeras. Aunque es cierto que poca “Semana de Pasión” vamos a vivir cuando se acaba la comida con una buena torrija de Moscatel.

¡A disfrutar las vacaciones… ¡

Ingredientes

Una barra de pan del día anterior

½ litro de vino Moscatel

100 ml de agua

3 cucharadas de azúcar

Un clavo

Una rama de canela

Una cáscara de naranja

Cuatro huevos

Aceite de oliva virgen extra

Para el almíbar:

½ litro de agua

1/4 de litro de vino Moscatel

120 gr. de azúcar

Una cáscara de naranja

Una rama de canela

  1. Cocemos el ½ litro de moscatel, el agua, las 3 cucharadas de azúcar, clavo, canela y naranja y lo hervimos 3 minutos para que pierda el alcohol. Lo dejamos enfriar tapado para que se aromatice.
  2. Cortamos el pan en rebanadas gruesas y las disponemos en una fuente. Vamos remojando el pan con el vino aromatizado hasta que esté bien empapado.
  3. Ponemos bastante aceite a calentar en una sartén ancha. Vamos rebozando las rebanadas de pan en el huevo y friendo por tandas. Hay que tener cuidado no se queme el aceite porque si sucede, amargará. Es mejor cambiarlo cuando veamos que se ennegrece.
  4. Sacamos las torrijas y las escurrimos bien sobre papel absorbente.
  5. Posteriormente hacemos un almíbar ligero con los ingredientes señalados. Dejamos cocer veinte minutos removiendo de vez en cuando.
  6. Cuando esté, introducimos cada torrija, una a una en el almíbar hirviendo durante un minuto y vamos dejando en un recipiente.
  7. Una vez hecho esto con todas las torrijas, dejamos enfriar el almíbar. Se pueden hacer dos cosas, dejar las torrijas secas y cuando se sirven poner un poco de almíbar frío, o echarlo por encima a todas las torrijas y guardarlas así. En mi casa gustan más de esta última manera.

Quedan deliciosas. No veáis lo bien que sienta llegar a casa tarde después de compartir un buen concierto, buena cena y magnífica compañía y terminar la velada con una torrija de Moscatel. ¿Se puede pedir más?

Cocina Pasión

Diplomático de moka y praliné. CP

Diplomático de moka y praliné de avellanas

Diplomate de moka. Dicho así nos suena a un postre francés extremadamente difícil. Según el Larousse Gastronómico, “diplomático” es una tarta o pastel que se forma en un molde con la superposición de bizcochos remojados en  almíbar perfumado. El conjunto se pone en el frigorífico y luego se sirve desmoldado. Dicho en español, una tarta de galletas de toda la vida lo que pasa que en francés suena mucho más elegante y difícil.

Por qué cuento todo esto. Porque lo más importante en la cocina, como en muchas otras cosas, es lanzarse. Hay que medir primero los riesgos claro (¿quién viene a cenar, por ejemplo?), pero qué hubiera sido de mí si no hubiera perpetrado aquellos “scones” que me empeñé en hacer con sólo 13 años y que mi madre guardó como pisapapeles o para lanzarle a algún ladrón que se atreviese a entrar en casa. Tras el fracaso y las risas que pasamos mi madre, mis hermanos y yo, vinieron los reintentos y  los siguientes fracasos hasta que llegué a los pequeños aciertos. No hay que desanimarse, ni marcarse metas demasiado fáciles, hay que intentar saltar siempre desde un poco más alto.

Os aseguro que no es el caso del “Diplomático de moka y praliné de avellanas”, si buceáis en la receta veréis que es bastante más fácil de lo que parece por el pomposo nombre. Es además una estupenda tarta de cumpleaños si queréis dar una sorpresa con algo distinto y elaborado por nosotros. Yo la hice para el cumpleaños de mis hijas y hasta ellas, que no prueban las tartas, tomaron un trocito.

Poneos manos a la obra y ya me diréis.

Ingredientes (para una tarta de 25 cm de diámetro)

120 gr de avellanas

7 cucharadas soperas de azúcar

500 ml de nata para montar

400 ml de leche

5 cucharadas de café instantáneo

Bizcochos de soletilla o galletas de bizcocho

  1. Lo primero que vamos a hacer es el praliné de avellanas, para ello tostamos ligeramente las avellanas y las frotamos entre las manos para quitar toda la piel que quede adherida a los frutos.
  2. Metemos la nata un ratito en el congelador para que esté muy fría y el bol donde la vayamos a batir, en el frigorífico. Así montará más fácilmente.
  3. Ponemos 5 cucharadas de azúcar en una sartén para hacer un caramelo. Cuando esté fundido y tostado, añadimos los avellanas enteras, revolvemos para que se caramelicen y lo dejamos enfriar sobre una bandeja que habremos cubierto con papel de horno. Una vez frío, lo partimos trozos, reservando unas cuantas avellanas enteras para el adorno de la tarta. El resto, lo metemos en la batidora y lo reducimos a polvo. Reservamos.
  4. Ahora haremos la crema de café. Sacamos la nata y el bol de la nevera.  Montamos la nata con las varillas (en thermomix poner la mariposa y batir a velocidad 3 y medio observando continuamente para que no se nos haga mantequilla, eso también me pasó en otra ocasión). El punto justo será cuando la varilla deje un surco permanente en la nata.
  5. Tomamos 3 cucharadas de leche templada añadimos 3  cucharadas de café instantáneo y disolvemos bien. Incorporamos esta mezcla junto con el azúcar restante, 2 cucharadas colmadas,  a la nata. Removemos hasta que quede bien mezclado.
  6. Disolvemos el resto del café (2 cucharadas) en la leche que teníamos aparte.
  7. Cogemos el molde de corona desmontable. Lo que vamos a hacer ahora es ir cubriendo este molde con los bizcochos remojados. Primero mojamos el dorso del bizcocho en la leche con el café, sin que llegue a empaparse demasiado porque si no la tarta se desharía. Es  mejor que queden más bien tiesecitos. Ponemos una capa completa en el fondo, procurando que quede bien cubierto aunque para ello tengamos que romper algunos bizcochos.
  8. Sobre los bizcochos extendemos una capa fina de crema de café y luego espolvoreamos con praliné. Seguimos así hasta conseguir el grosor deseado (yo hice tres capas).  Terminamos con una capa de crema y reservamos el resto para finalizar la tarta.  Metemos la tarta en la nevera varias horas. Se puede hacer el día anterior y luego terminarla antes de servir.
  9. Cuando vayamos a servir, desmoldamos, cubrimos toda  la tarta con la crema reservada, espolvoreamos praliné y adornamos con las avellanas que habíamos guardado.

Esta tarta se puede congelar y servirla en verano como tarta helada. Ya sabéis que el café helado es una delicia. ¡Que la disfrutéis!

Cocina Pasión

financiers de chocolate

Financiers de chocolate de Xavier Barriga

Financiers

Financiers de chocolate

Después de tantos días de no publicar nada no podía llegar aquí con cualquier cosa, por eso os compensaré con la receta de un pequeño bizcochito francés que es una delicia.

Financier, en francés, financiero, en español, es, según dice el “Larousse Gastronómico”, un “pastelito de forma ovalada o rectangular elaborado con una pasta de bizcocho enriquecida con pasta de almendra, mantequilla fundida y claras de huevo”. Los financiers de hoy los he elaborado de chocolate, siguiendo la receta que ha publicado en su libro más reciente Xavier Barriga (“Bollería hecha en casa y con el sabor de siempre”).

Los financiers de chocolate de Xavier Barriga han resultado unos bizcochitos muy delicados y suculentos. Entretienen un poco pero merece la pena, sobretodo cuando, como yo, disfrutas haciéndolos y luego, viendo el resultado.

¡Prepara un café, que están en el horno!

Financiers de chocolate de Xavier Barriga

Ingredientes (para 25 financiers)

220 gr. de chocolate de cobertura

275 ml de nata líquida

100 gr. de azúcar glas

75 gr de harina floja

70 gr. de harina de almendra

8 gr. de levadura química

200 gr. de clara de huevo

110 gr. de mantequilla tostada.

  1. Primero hacemos la trufa: calentamos la nata y antes de que arranque el hervor, la volcamos sobre el chocolate que habremos troceado previamente. Removemos el conjunto hasta obtener una mezcla homogénea que dejaremos enfriar.
  2. Ponemos a calentar la mantequilla a fuego lento y dejamos cocer, sin dejar de remover, hasta que tenga un color dorado, que nos indique se ha tostado (cuidado que no se queme).
  3. Ponemos el resto de los ingredientes en la batidora y dejamos aparte la trufa y la mantequilla. Mezclamos a velocidad media durante 15 minutos. Yo lo hice en la thermomix y lo tuve 15 minutos con la mariposa, velocidad 3 y medio.
  4. Añadimos la trufa y  la mantequilla y seguimos batiendo 10 minutos a la  misma velocidad.
  5. Dejamos reposar la mezcla una hora al menos en el frigorífico.
  6. Mientras, precalentamos el horno a 220ºC.
  7. Vertemos la mezcla en moldes especiales para financiers y los horneamos durante unos 10 minutos. Hay que estar muy pendientes de ellos para que queden secos pero esponjosos.
  8. Desmoldarlos y dejar enfriar sobre una rejilla.

Tened cuidado porque a los niños les encantan y terminan con ellos en una merienda. ¡Luego no digáis que no os avisé!

Cocina Pasión

Torrijas con almíbar de naranja

Torrijas caseras con almíbar de naranja

Una de mis primeras recetas en este blog no podía ser otra que las torrijas, tradición desde siempre en casa de mi madre y ahora en la mía.

Estas torrijas tienen también su historia: mi madre pidió la receta a una amiga que nos invitó uno de los días de Semana Santa a su casa y nos las ofreció. Estaban tan deliciosas que mi madre (que también las hacía bien, todo hay que decirlo) le pidió la receta. Nuestra amiga nos dijo que su familia había sido pastelera durante generaciones y ésta era la receta que elaboraban desde siempre.

Quizá no sean muy distintas a las de otras familias, pero el punto del almíbar de naranja, aromatizado con licor, y el servirlas templadas les da un gusto especial. Yo las suelo  acompañar, y os sugiero que hagáis lo mismo si tenéis oportunidad, con un vino Moscatel Vall de Xaló, D. O. Alicante. El maridaje es perfecto.

Aquí os dejo la receta, os aseguro que será un éxito, sobre todo si lo complementáis con un buen vinito dulce.

Ingredientes: (para unas 15 torrijas)

1 barra de pan

1 litro de leche

80 gr. Azúcar

Canela en polvo

5 huevos.

Aceite de oliva

Para el almíbar:

½ litro de agua

250 gr. de azúcar.

La cáscara de una naranja

Un palo de canela.

Un chorrito de licor de melocotón o ron añejo.

Uno de los secretos de una buena torrija es elegir una barra de pan ancha y dejarla “sentar” un par de días para que al remojarlas en leche no se rompan.

  1. Cortar el pan en rebanadas y remojarlo en la leche templada con el azúcar y la canela en polvo. Dejarlas escurrir para que suelte el exceso de leche, pero no olvidéis que deben quedar bien remojadas, para que queden jugosas el freírlas.
  2. Batir los huevos y pasar las torrijas con mucho cuidado para que no se deshagan por huevo.
  3. Freirlas con el aceite caliente. Controlad en todo momento para que el aceite no se caliente demasiado y se queme.  Sacarlas de la sartén y escurrirlas en papel absorbente.
  4. Hacer un almíbar flojo, mezclando todos los ingredientes e hirviéndolos 10 minutos.
  5. Cuando las torrijas estén fritas, pasarlas de una en una por el almíbar hirviendo unos 15 segundos.  Con este último paso quedan jugosas y brillantes.

 Para servirlas yo prefiero dejar un poco de almíbar aparte y hervirlas uno segundos, antes de ponerlas en el plato. Aquí jugamos también con el aroma que desprende al almíbar al calentarlo.

Si queréis comerlas frías, dejadlas con el almíbar en una fuente después de hervirlas y las servís sin calentar.

Cocina Pasión