Archivo de la etiqueta: cabrito al horno

El cabrito lechal al horno

Cabrito asado sobre lecho de cebollas

Quizá para resarciros por la cantidad de tiempo que he estado sin subir una receta al blog, he querido compensaros con ésta que es un emblema, una enseña familiar, esa que pasa de generación en generación, que se cocina cuando nos reunimos todos, esa que nunca falla.

Suerte que además es un plato que nos puede dar una sugerencia para preparar estas fiestas navideñas, socorrernos cuando a 20 de diciembre aún no sabemos que poner el día de Navidad o el de Año Nuevo.

Esta receta de cabrito asado, tradicional, básica, sabrosa, universal, es una de esas que uno sabe que se ha hecho millones de veces antes de hoy y se seguirá haciendo durante generaciones porque es la que nos sabe a familia, a fiesta, a grandes y pequeños, a brindis, a beso.

Lo importante para que esta receta salga bien es una buena materia prima: un cabrito lechal, preferiblemente paletillas y un buen vino oloroso para regarlo, nada de prisa, y mucho mimo.

Con eso, la mesa festiva será un acierto seguro, sea Navidad, Reyes o reunión familiar cualquier día del año.

¡Feliz Navidad a todos!

cabrito-asado1

Cabrito al horno, sobre lecho de cebollas y guarnición de patatas

Ingredientes (4 personas)

  • 2 k. de cabrito lechal, preferentemente paletillas o piernas.
  • 4 cebollas grandes
  • Una cabeza de ajos,
  • Dos hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un manojo de perejil
  • Un vaso de vino Jerez oloroso
  • Sal.
  • Pimienta en grano
  • 8 patatas pequeñas
  1. Encendemos el horno a 170ºC para que se vaya calentando mientas preparamos el cabrito.
  2. En una fuente de horno, ponemos en buen chorro de aceite de oliva, pelamos las cebollas y las partimos en juliana y cubrimos con ella toda la fuente.
  3. La cabeza de ajos, la dividimos en dientes, y sin pelar, los añadimos a la fuente.
  4. Añadimos 10 bolas de pimenta negra.
  5. Cogemos las piernas, las salamos y las ponemos sobre la cebolla. Regamos con aceite de oliva, añadimos el perejil cortado, y las hojas de laurel.
  6. Metemos al horno y dejamos que se vaya haciendo lentamente. Vigilamos y si vemos que se quema la cebolla, añadimos un poquito de agua en el fondo de la fuente.
  7. Mientras el cabrito está en el horno, cocemos las patatas con su piel en agua con sal. Cuando estén tiernas pero bien enteras, las retiramos del agua y las pelamos. Ponemos aceite abundante en una sartén y vamos poniendo las patatas por tandas hasta que estén bien doradas. Las sacamos del aceite y las dejamos escurrir.
  8. Cuando el cabrito, va tomado color, aproximadamente una hora después, regamos el conjunto con un vaso de vino oloroso, y lo ponemos de nuevo en el horno.
  9. En los últimos cinco minutos de cocción del cabrito, ponemos las patatas que hemos frito anteriormente alrededor de la carne.
  10. Estará cuando el cabrito esté bien dorado y la cebolla este melosa y jugosa. Si hiciera falta, durante la cocción, añadimos algo más de agua, pero es preferible que sea en muy pequeñas cantidades, tan sólo para hidratar la cebolla.

Para completar el plato, sin duda, una buena ensalada de escarola, tan típica de las mesas de Navidad, aderezada con un ajo machado, un tomate rallado, pimienta negra molida, sal, aceite de oliva y vinagre de Jerez.

Un acierto seguro.

Cocina Pasión

Anuncios