Bocadillo de langostinos y aguacate

Es importante desterrar la idea de que para comer bien y  rico tenemos que pasarnos horas en la cocina. Soy consciente que a veces somos nosotros mismos, los que cocinamos, los que transmitimos esta sensación, pero no es cierta. En multitud de ocasiones improvisamos un plato en diez minutos, hacemos una ensalada para cenar con lo que tenemos en la nevera y, normalmente, lo que improvisamos queda muy bien y lo incorporamos a nuestros recetarios (si es que nos acordamos).

Para improvisar bien creo que solo hay dos máximas: que los ingredientes sean de calidad y reflexionar, antes de ponerse manos a la obra, sobre cómo mezclarlos. Que quiere decir esto: pues que si mezclas un lechuga pasada con un tomate a punto de la putrefacción no te va a quedar nada suculento; pero además, que no podemos coger todo lo que tenemos en casa y mezclarlo sin orden ni concierto. Ya os he referido muchas veces lo que odio esas ensaladas que a veces te presentan como entrante, y que parece una masa informe de todo aquellos que quedaba en el frigorífico, lo mismo mezclan bacon con un atún en escabeche que trozos de chorizo con un bote de maíz y mayonesa.

No se trata de esto, sino de emplear poco tiempo e improvisar una cena apetitosa para una noche de verano o para sentarnos delante de la tele a ver un partido. Se trata, en definitiva, de presentar en el plato una buena opción para deleitarnos sin complicarnos.

Para esto, los bocadillos son una muy buena solución. Hay pocas cosas que entre dos trozos de pan bueno no queden y estén apetitosas; si además contamos con calidad en los productos y un poco de arte mezclando, nuestras cenas improvisadas pueden hacerse famosas.

Por todo esto he pensado que por qué no poner hoy como receta un bocadillo, de esos que empezamos improvisando una noche y luego vamos mejorando en ocasiones sucesivas añadiendo nuevos ingredientes. Y eso he hecho.

Pero antes de pasar a la receta debo recomendaros que tengáis siempre en casa un par de variedades de pan congelado, latas de atún en aceite, sardinas, caballa, maíz, pimientos del piquillo, algún fiambre envasado al vacío y, muy importante, aliños: kétchup, mayonesa, mostaza, mi adorado vinagre de Jerez y aceite de oliva, entre otros.

Con esto, estáis preparados para pasar el verano, el Mundial, una resaca o lo que haga falta.

Bocadillo de langostinos y aguacate. CP.

Bocadillo de langostinos y aguacate. CP.

Ingredientes para 1 bocadillo

Media baguette o una pequeña

Cinco langostinos cocidos y pelados (yo los cocí en casa, pero se pueden tener ya cocidos o crudos congelados para cocerlos cuando los necesitemos)

Medio aguacate

Brotes de alfalfa

Mayonesa

Kétchup

  1. Cortamos el pan, lo abrimos al medio y le damos un golpe de tostador para que tenga la textura crujiente y de recién hecho.
  2. Mientras pelamos el aguacate y lo cortamos en gajos y pelamos los langostinos.
  3. Untamos una rebanada de pan con mayonesa. Sobre esto colocamos el aguacate y los langostinos. Rociamos con un chorro de kétchup.
  4. Coronamos con unos brotes y la otra rebanada de pan untada con mayonesa.
  5. Cogemos una buena cerveza y al ataque.

Total, para preparar la cena, entre 5 y 7 minutos.

Cocina Pasión

Anuncios

Participa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s