Cocina Pasión

Pic-nic de primavera

Parece que llega el calor, por fin y me empiezan a apetecer las comidas más veraniegas. Por eso me he atrevido ya con una receta que sirve perfectamente para improvisar una cena en la terraza o en el jardín.

La receta de “lengua prensada” es realmente fácil y te proporciona un fiambre muy delicado. Yo suelo huir de los fiambres comprados porque me horroriza la cantidad de colorantes que llevan, sin embargo, son ideales para una cena fría o para elaborar unos bocadillos. La lengua fiambre es una alternativa para servir un fiambre natural y casero..

Sé que no a todo el mundo le gusta la lengua, pero en la  mayoría de los casos es porque se resisten a probarla por tratarse de una víscera. Yo serví una lengua fiambre con una guarnición a un grupo de amigos y nos les dije nada sobre el tipo de carne que era. Os aseguro que no dejaron en el plato ni las migas. Sólo al final les dije lo que habían comido y  más de uno se sorprendió.

Además se presta a muchas guarniciones, desde unos simples pepinillos, mostaza y alcaparras, hasta una vinagreta “pico de gallo” o una gribiche, una especie de salsa tártara pero elaborada con yemas cocidas en lugar de crudas.

Atreveos con este plato, os aseguro que vuestra cena al aire libre será un éxito.

Ingredientes

Una lengua de ternera

10 granos de pimienta negra

zanahorias

Laurel

Una rama de apio

tomillo

sal

1. La noche anterior dejamos  la lengua cubierta de agua a la que se habrá añadido una cucharada sopera de sal por cada litro en un lugar fresco.

2. Al día siguiente, aclaramos bien la lengua y la ponemos en una cacerola con agua fría, iniciamos la cocción y una vez que la espuma suba a la superfície la retiramos y entonces añadimos los granos de pimienta, un par de zanahorias en trozos, el laurel, la rama de apio y el tomillo. Yo pongo también algo de sal pero no mucha porque la lengua habrá cogido ya en el remojo de la noche anterior.

3. Dejamos hervir a fuego lento entre 3 y 4 horas. Para comprobar si está tierna pinchamos la punta de la lengua con un tenedor. Si esa parte está la retiramos.

4. Ponemos la lengua en un escurridor y  bajo el grifo de agua fría. Esto aflojará la piel y entonces podremos pelarla con suma facilidad.

5. Una vez hecho ésto y mientras está caliente la metemos en un molde redondo de unos 15 cms. de diámetro doblándola de manera que los dos extremos se toquen, y se convierta en un rollo.

6. Ponemos un plato encima y sobre este algún peso, botes de conserva o lo que tengáis a mano para prensar la lengua. La metemos en el frigorífico toda la noche.

7. Al día siguiente ya está lista. Para desmoldarla será suficiente con sumergir el molde unos segundos en agua caliente, y la lengua saldrá sin problemas. Ya sólo falta trinchara en finas lonchas y a comer con cualquier guarnición o con una ensalada.

Ya me diréis, porque además es un fiambre que sale de los más económico.

Cocina Pasión

Anuncios

Participa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s